Croquetas de jamón ibérico y queso crema

Receta de croquetas de jamón y queso crema.

Las croquetas son una de las tapas más populares de nuestro país. Hay un montón de variedades pero las croquetas de jamón son las que más suelen gustar.

Estas croquetas de jamón ibérico y queso crema son un bocado delicioso para nuestro paladar. El queso le aporta una cremosidad extra y el jamón ibérico le da un sabor buenísimo.

 




 

Las croquetas se pueden hacer de muchísimas cosas: de jamón, de carne de cocido, del pollo asado que nos haya sobrado, de gambas, de espinacas, de cecina y queso de cabra… Yo en este caso hice croquetas de jamón ibérico y le añadí una cucharada de queso crema que les proporcionó una cremosidad extra. Me encantó la combinación. Os animo a probarlas porque quedan realmente divinas.

 




 

Ingredientes.

  • 80 gr de jamón ibérico
  • 1/2 cebolla
  • 100 gr de harina de trigo
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 1 litro de leche entera
  • Una cucharada de queso crema

Para rebozar y freír

  • Harina
  • 3 huevos batidos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva

 




 

Preparación:

  • Primero, calentamos la leche pero sin que llegue a hervir. La reservamos.
  • En una cazuela o cazo grande ponemos la mantequilla y el aceite para que la mantequilla se derrita. Mientras, picamos finamente la cebolla y, cuando la mantequilla esté derretida, la añadimos. Rehogamos durante 7-8 minutos. Pasado el tiempo, incorporamos el jamón picadito y lo salteamos.
  • Añadimos la harina y rehogamos bien para que no quede cruda, pero con cuidado no se queme.
  • Vertemos la leche poco a poco, sin dejar de remover. Cocinamos la bechamel durante 30 minutos aproximadamente, removiendo constantemente.
  • Añadimos la cucharada de queso crema.
  • Extendemos la masa en una fuente que previamente untaremos con un poco de mantequilla para que no se pegue. Tapamos con film transparente para que no se forme costra y dejamos que enfríe (yo suelo meter la masa en una manga pastelera de boquilla grande en lugar de en una fuente).
  • Cuando la masa esté fría cortamos y moldeamos las croquetas.
  • Pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y freímos en abundante aceite caliente. No debemos echar muchas de cada vez, mejor de 3 en 3 ó de 4 en 4, para que no se rompan.
  • Pasamos las croquetas a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  • Ya podemos comerlas calentitas.

Nota: Si formamos las croquetas, las rebozamos y dejamos reposar durante una hora el pan rallado se secará y nos quedarán más crujientes. Antes de freírlas también podemos congelarlas para comerlas más adelante. Cuando las queramos comer las sacamos del congelador y las freímos directamente sin esperar a que se descongelen.

 

 

 

Related Post

Deja un comentario