Receta de fabes con almejas
Legumbres y guisos,  Recetas a mano

Fabes con almejas

Las fabes con almejas son un plato que se inventó hace relativamente poco ( en el siglo XIX). Se ha hecho muy popular en los pueblos de Asturias y no es para menos porque están buenísimas.

Estas fabes tienen un olor y un sabor a mar buenísimo. Además, quedan muy cremosas. ¡Para mí son insuperables!

Este plato se cocina en tres tiempos, por un lado tenemos que poner las fabes a remojo en agua fría la noche anterior y, al día siguiente, cocerlas. Las almejas las hacemos a parte y luego las mezclamos con las fabes. Para que las fabes con almejas queden perfectas, tenemos que procurar que los ingredientes sean de la mayor calidad posible. Además debemos de tener tiempo para hacerlo con mucho mimo y lentamente. Hacer esta receta en olla a presión sería un pecado, por eso es ideal hacerla el día que se disponga de tiempo ya que se necesitan un mínimo de dos horas. Otra cosa a tener en cuenta es que nunca debemos revolver las fabes porque se pueden romper. Es mejor darle meneos a la olla y si vemos que necesitan agua, se la añadimos siempre fría y en pocas cantidades las veces que sea necesario.

 

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 kg de fabes asturianas
  • 1/2 kg de almejas
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil
  • Aceite
  • 1 cucharadita de harina de trigo
  • Un chorro de vino blanco
  • Azafrán
  • Sal

 

loading...

Preparación:

  • Primero, ponemos las fabes a remojo la noche anterior en una olla grande con abundante agua fría. La olla debe ser grande porque crecen mucho y no deben quedar sin agua.
  • Por la mañana pasamos las fabes escurridas a otra olla y las cubrimos de agua. Añadimos una cebolla  pelada pero entera para poder retirarla después, un diente de ajo, el laurel y un chorrito de aceite de oliva. Las ponemos a fuego medio hasta que rompan a hervir. Luego lo bajamos a fuego lento, moviendo de vez en cuando la olla (no podemos meter nada para remover) y añadiendo agua fría si fuera necesario.
  • Pasadas 2 horas aproximadamente, si vemos que ya están casi cocidas preparamos las almejas.
  • Después de lavar bien las almejas, las ponemos en un cazo con un poco de agua y las llevamos al fuego. Una vez que se han abierto, colamos el caldo y lo reservamos. Podemos quitar una parte de la cáscara si queremos a las almejas.
  • Picamos una cebolla y dos dientes de ajo y lo echamos en una sartén con un chorro de aceite. Dejamos que se cocine a fuego medio. Cuando esté pochado, añadimos la cucharada de harina y la removemos para que se haga un poco y no nos sepa a cruda. Le añadimos el vino blanco y el caldo que teníamos reservado. Dejamos reducir un poco el líquido e incorporamos las almejas, el azafrán y el perejil picado. Dejamos unos minutos todo al fuego.
  • Retiramos la cebolla de las fabes y añadimos lo que tenemos en la sartén. Dejamos que cueza todo junto un poco hasta que la faba este tierna pero sin que se deshaga y ajustamos de sal.
  • Por último, servimos este plato caliente y a disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *