Receta de salsa de tomate casera
Recetas a mano,  Salsas,  Verduras y hortalizas

Salsa de tomate casera

La salsa de tomate tiene muchas variaciones y en cada casa se hace de una manera. Se pueden añadir más ingredientes de los que yo uso, pero yo la hago normalmente con los principales.

Esta salsa de tomate, si la envasamos en botes cerrados herméticamente, dura meses y siempre la tenemos lista cuando la necesitamos.

Hoy en día, por falta de tiempo, se hace menos la salsa de tomate y se usan más las comerciales. Pero aunque existen marcas que no están mal yo siempre saco un poco de tiempo para hacer  mi propia salsa y conservarla en botes. En estos días estamos recogiendo los tomates del huerto y si no hago salsa se nos estropean. Así que llevo unos días de trabajo, pero luego es una maravilla comer esta salsa. Os enseño como la hago para que también podáis prepararla.

Ingredientes:

  • 2 kg de tomates
  • 1 cebolla
  • 1/2 cucharadita de azúcar (se puede sustituir por dos zanahorias)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación:

  • Primero, lavamos muy bien los tomates y los troceamos.
  • En una cazuela grande, a fuego suave, ponemos un chorro de aceite de oliva. Añadimos la cebolla con un poco de sal y lo cocinamos todo durante unos 10 minutos, removiendo con frecuencia.
  • Cuando la cebolla haya ablandado y transparentado un poco, añadimos el tomate, la sal y el azúcar para quitar la acidez que da del tomate. Aunque si queréis podéis sustituir el azúcar por dos zanahorias peladas y troceadas finamente. Dejamos que se cocine a fuego suave aproximadamente durante una hora, removiendo de vez en cuando.
  • Trituramos la salsa con una batidora y luego la pasamos por un chino o por un colador para quitar las pieles y las pepitas.
  • Ponemos la salsa nuevamente en el fuego medio bajo para que reduzca un poco y se espese.
  • Cuando tenga la consistencia que deseamos, ya tenemos nuestra salsa lista para consumir, congelar o para rellenar botes y hacerles el vacío.

Nota: Si queréis embotellar la salsa deberéis esterilizar los tarros y las tapas cociéndolos durante  15 o 20 minutos. Después los sacamos y los dejamos enfriar. Con la salsa llenamos los tarros y vamos tapándolos con su correspondiente tapa. Colocamos un paño en el fondo de una cazuela y ponemos los tarros encima, llenamos la cazuela de agua hasta que cubra los tarros y los cocemos durante unos 20 minutos. Apagamos el fuego y dejamos que se enfríen antes de sacarlos. Esto es importante para no quemarnos y para que no se revienten. Una vez fríos, los secamos, los etiquetamos y los guardamos en nuestra despensa o donde no les de mucha luz.

 

Quizás también te interese:

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *